Sensibilidad dental

También conocida como hipersensibilidad dental, es una enfermedad muy común que afecta tanto a hombres como a mujeres, especialmente en edades entre 20 y 40 años. Es fácil de detectar, sus síntomas son punzadas breves pero agudas en el momento de comer o beber algo frío o caliente. Cuando es detectada resulta conveniente acudir a un profesional odontológico para evitar que se agrave.

Causas de la sensibilidad dental.

Las causas más frecuentes de la hipersensibilidad dental son las siguientes:

  • Abrasión: Se produce pérdida del esmalte por desgaste y roce con elementos externos, utilizar un cepillo de dientes con cerdas excesivamente duras puede ser un ejemplo.
  • Fricción: Las personas que sufren bruxismo hacen rechinar los dientes produciendo un desgaste desmesurado por el roce entre los dientes, apretando estos de manera involuntaria generalmente cuando duermen.
  • Erosión: En muchas ocasiones es producido por una alimentación rica en alimentos con gran nivel de acidez, como limones y naranjas y se produce un desgaste excesivo en el esmalte
  • Algunos procesos odontológicos: Tratamientos como las ortodoncias en ocasiones producen sensibilidad dental.

Tratamientos para la sensibilidad dental.

La prevención es el mejor tratamiento para la hipersensibilidad dental llevándola a cabo diariamente la enfermedad no precisa intervenciones médicas. Las medidas más eficaces son:

  • Tener una buena higiene bucal a diario, realizándose tres veces al día principalmente después de las comidas.
  • Utilizar pastas indicadas para dientes sensibles.
  • Disponer de un cepillo de dientes adecuado con cerdas suaves.
  • Utilización de colutorios apropiados para dientes sensibles, especialmente que contengan flúor.
  • -No utilizar utensilios como palillos ni cortar hilos con los dientes.

Tratamientos a realizar una vez detectada la hipersensibilidad dental

  • Evitar alimentos y bebidas muy calientes o muy fríos
  • Cuando los síntomas no remiten y se agravan es conveniente acudir inmediatamente al odontólogo para la prescripción de un tratamiento. Dependiendo de la causa que provoca el problema, este profesional corregirá el agravamiento de la sensibilidad dental y es posible que aplique barniz dental de refuerzo o se decante por colocar una pieza de composite.